Comprar o rentar vivienda son opciones, no condicionantes del bienestar…

Imagen

“Una reciente investigación muestra que gastar dinero en bienes raíces, no necesariamente, significa invertir en bienestar”, informo The Times. “De hecho, el consejo convencional de reducir el gasto en vacaciones, comidas en restaurantes y otros extras para ahorrar dinero para una casa, en realidad podría ser perjudicial para la felicidad”. Por otro lado, muchos de quienes compran “la casa o apartamento de sus suenos” resultan no estar preparados para el costo que requiere, tanto en tiempo  como en dinero, tener un hogar “propio”.

Elizabeth Dunn, profesora asociada de psicología en la Universidad de Columbia Británica, le dijo a The New York Times que hay poca evidencia de que poseer una casa lleve a la felicidad personal. Un estudio, realizado, en el 2011, en la Escuela Wharton, en la Universidad de Pennsylvania, encuesto a 600 mujeres de Ohio y descubrió que quienes eran propietarias de viviendas no eran mas felices que las que rentaban.

De hecho, la investigación sobre el gasto realizada en la ultima decada revela que adquirir bienes materiales, como inmuebles y autos, en general causa menos felicidad que gastar en experiencias, como veladas con amigos, viajes, etc…

Muchos de los que han sido golpeados por la crisis económica, probablemente, consideren que estas opciones son lujos. En España, donde miles han sido desalojados desde que comenzó la crisis, invadir departamentos desocupados se ha convertido en una táctica para sobrevivir.

Rafael Martín Sanz, presidente de una compania administradora de bienes raíces, en Sevilla, dijo que ha cambiado el significado de buscar un nuevo hogar.

” El chiste es que la mitad de la gente que visita los departamentos que están a la venta, de hecho, solo esta eligiendo que departamento van a invadir”, le dijo a The New York Times.

Por Peter Capano, tomado de The New York Times

Reflexiones del Coach Financiero

1. Comprar una vivienda, no necesariamente, es una inversión. Esto no quiere decir que sea una mala decisión.

2. El “Cuando” comprar una vivienda, según el perfil de riesgo liquidez, riesgo operativo (de generación de ingresos), del ciclo económico y de vida en que se encuentre, son determinantes claves para la decisión.

3. Comprar o rentar son opciones , no condicionantes de bienestar.

4. Evaluar si la decisión de adquirir una vivienda atropella o favorece a la sostenibilidad de su bienestar individual y comunitario.

5. Poner en su justo lugar “Seguridad” y “Bienestar”.

6. No se trata de cual opción es mejor, se trata del “cuando” es mejor, según mi perfil de riesgo.

7.En nuestro ejercicio de Coaching Financiero individual y familiar, hemos visto desmontar decenas de adquisiciones de viviendas con satisfacción (Echar para atrás compras realizadas), cuando se dan cuenta que fueron compras realizadas a destiempo, y la carga precio vs hipoteca vs porción del ingreso que ocupaba su gasto, eran contaminantes del bienestar sostenible, y de gestión efectiva de sus riesgos.

8. Desmontar para luego montar la adquisición de vivienda sobre un plan financiero que contemple la ecuación Tiempo-Ritmo-Objetivo, y gestión de riesgos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s