En la ruta hacia el bienestar, el ingreso es la mitad

El-exceso-de-ahorros-entonces-se-ha-convertido-en-un-obstáculo-para-la-demanda-actual-730x351

Cristian Burgos C. y Paulo Herrera M.                                                

En sociedades monetizadas, es un hecho que el ingreso es una condición necesaria para el sostenimiento del bienestar.  Sin embargo, también es un hecho que el acceso al ingreso no constituye una condición suficiente para garantizar este objetivo.

La inhabilidad para hacer esta distinción – que está, admitámoslo, generalizada – es una de las más poderosas causas generadoras de pobreza que existe.

En efecto, andamos por la vida como si ingreso y bienestar fueran sinónimos; como si bastara acceder al primero para que el segundo se materialice de forma espontánea y permanente.

Y no, no es así.  De hecho, pocas cosas hay menos espontáneas que el bienestar; y pocas tareas requieren de más disciplina que sostenerlo, aun cuando dispongamos de ingresos – en apariencia suficientes – para ello.

Y hay más.  El ingreso – no importa cuánto sea – debe siempre ser tratado como si fuera escaso – esto es, dirigiendo cada peso adonde debe ir, cuando debe ir – de forma que tenga oportunidad de convertirse en riqueza.  De lo contrario, el bienestar siempre será vulnerable, y se verá seriamente amenazado por cualquier fluctuación del ingreso o del gasto.  Y – créanos, amigo lector – es seguro que en la vida estas fluctuaciones sucederán.

Comprender esto no es fácil, especialmente cuando contamos con ingresos cómodos, pues – ya se sabe – el ingreso tiene un efecto narcótico y amnésico.

La realidad es que, para sostener el bienestar, generar ingresos es la mitad del trabajo.  Gestionarlos con sabiduría es la otra mitad.

¿Tienes ingreso?

Cuídalo.  Dale la oportunidad de que se convierta en riqueza.  ¿Cómo? 1. Identifica tu costo básico y sepáralo de todos los demás consumos. Esto te permitirá conocer cuál es tu excedente. 2. Construye una reserva de efectivo que sea un múltiplo de tu costo básico. 3. Condiciona cualquier decisión extraordinaria a la integridad de esa reserva y a la atención de tus riesgos inmediatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s