Los riesgos financieros de tener un hijo después de los 40

  • 22 abril 2015
Bebé
Tener un bebé después de los 40 significa que los gastos universitarios de tu hijo pueden coincidir con tu edad de retiro.

¿Embarazada a los 65… con cuatrillizos? No es imposibile. Si todo va bien, la alemana Annegret Raunigk será la mujer de más edad en dar a luz a ese número de bebés.

No obstante, tener hijos a los 60 no es habitual.

Pero sí se está volviendo más común tener niños después de los 40 años.

Gregory Gardner tenía 44 cuando nació su hijo, Bo. Su llegada le dio un giro a sus planes financieros.

“Probablemente yo nunca iba a retirarme oficialmente”, dice Gardner, ahora de 46 años, quien es dueño de su propia empresa de planificación financiera en Texas.

“Pero yo iba a cambiar el ritmo al llegar a los 50, y ahora voy a tener 63 cuando mi hijo se gradúe de la escuela secundaria. Hemos aumentado drásticamente nuestros ahorros”.

Cada vez más

En estos días casi todo el mundo conoce a alguien que ha tenido un bebé después de los 40.

En Reino Unido, uno de cada 25 bebés nace de una madre mayor de 40 años, según la Oficina de Estadísticas Nacionales.

En Estados Unidos, aproximadamente uno de cada 96 bebés nace de una madre de entre 40 y 44 años de edad, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de ese país.

Bebé
Tener un bebé no debe alterar nuestro ahorro para el retiro, advierten los expertos.

El número de mujeres que tienen su primer bebé después de los 40 aumentó en más del doble entre 1990 hasta 2012.

En Australia, uno de cada 65 bebés nace de una madre de más de 40, según la Oficina de Estadísticas de Australia – un número incluso mayor que el de los embarazos de adolescentes.

Hay algunos desafíos financieros particulares que resultan de tener un hijo a los 40 años.

Por un lado, los costos de la educación universitaria tienden a llegar justo cuando se está preparando la jubilación.

No es imposible con la preparación adecuada. Aquí está su estrategia.

Lo que se requerirá

Usted necesitará una gran cantidad de energía y planificación financiera detallada. Por suerte, usted ya está probablemente en un buen lugar.

“Lo que he visto con algunos de mis clientes que han hecho esto es que a veces es más fácil porque se está entrando al momento de máximos ingresos”, asegura Shannon Lee Simmons, planificadora financiera con la firma Simmons Planificación Financiera en Toronto, Canadá.

“La seguridad laboral es más alta, la hipoteca está bajo control y no hay tanta deuda estudiantil. Hay más dinero para trabajar”.

El tiempo que se necesita para prepararlo

Al igual que con todos los embarazos, sólo hay nueve meses, a menos que usted haya estado tratando de tener un bebé por un tiempo sin éxito.

Cuanto más tiempo tenga, más dinero puede ponerse hacia las metas de ahorro antes de tener que hacer frente a los gastos del bebé.

Si usted está pagando por un tratamiento de fertilidad, sin embargo, su objetivo debe ser evitar hundirse en tanta deuda que no se pueda recuperar.

Bebé
Decidir tener un bebé después de los 40 requiere planeación financiera.

“Algunas personas han gastado decenas de miles de dólares en tratar de quedar embarazadas y luego quedan embarazadas y no hay mucho margen de maniobra para pagarlo”, dijo Simmons.

Hágalo ahora

Mantenga sus objetivos de ahorro pensional. “Lo que no se debe hacer es, de repente, abandonar el plan de jubilación que usted tiene establecido”, advierte Bob Gavlak, un planificador financiero con Strategic Wealth Partners en Ohio, EE.UU..

“Usted está metido en una especie de ritmo en cuanto a su situación financiera y debe asegurarse de que no esté perturbando excesivamente esa tendencia”.

Dicho esto, puede que tenga que replantearse su edad de jubilación, sobre todo si planeaba un retiro temprano.

“Voy a tener que trabajar hasta los 70, porque una vez haya pagado la casa todavía tendré gastos universitarios”, señala Douglas Kobak, un planificador financiero en Pennsylvania, EE.UU., que tiene 47 años y una niña de 4 años de edad.

“Hay que pensar en ahorrar más o jubilarse más tarde”.

Planifique para la universidad ahora

Usted no se puede dar el lujo de esperar a ahorrar para la educación superior, ya que el gasto llegará cuando se acerque a la edad de jubilación.

Si es necesario, siéntese con un profesional financiero para elaborar un plan que le permita una jubilación cómoda y una contribución razonable a los gastos de educación. Cuanto antes comience, más tiempo tendrá su ahorro para crecer.

Compre un seguro de vida. Si usted no tiene uno ya, ahora es el momento de comprar, pero es probable que le resulte más caro porque usted es mayor. Dicho esto, también tiene una mayor posibilidad de que algo suceda mientras su hijo es menor de edad, por lo que es importante tener el seguro.

La regla general es que usted debe comprar un seguro de vida por valor de 10 a 12 veces su salario anual, pero ya que ha tenido más tiempo para trabajar y acumular activos, usted puede no necesitar tanto.

Deje un testamento. (O actualice su documento existente). Tener un bebé en esta etapa de su vida hace aún más imprescindible que tenga un plan listo en caso de que algo le suceda a usted.

“Mucha gente se olvida de este elemento fundamental en medio de la emoción de tener un hijo”, anota Brett Evans, director ejecutivo de Atlas Wealth Management en Southport, Australia.

Evite endeudarse

A diferencia de los padres de entre 20 y 30 años de edad, usted no tiene años para recuperarse de los costos de la universidad antes de su jubilación.

“Simplemente no puedo aconsejar a los padres de más edad que se endeuden para enviar a sus hijos a la universidad”, advierte Hank Mulvihill, un planificador financiero en Texas. “Eso es un suicidio generacional.”

Hable con sus hijos temprano y con frecuencia acerca de cuánto puede darles para ayudarles con los costos de la universidad y cuánto van a tener que conseguir ellos mismos.

“Si usted va a tener deuda, ésta pertenece a los jóvenes que pueden obtener ingresos que les permitan pagarla”, añade Mulvihill.

Hágalo con inteligencia:

¡Prepárese para algunos cambios! Tener un bebé requiere ajustes para cualquier persona a cualquier edad. Pero tener un bebé en su cuarta década podría ser más complejo que a los 25.

“Si usted observa a una persona mayor de 40 años, que ha sido realmente independiente con sus finanzas, y ahora tiene este nuevo ser humano en quién pensar “, señala Gavlak, “eso no va a ser una parte menor del plan financiero”.

Lea la historia original en inglés en BBC Capital

Anuncios

¿Cómo jubilarse a los 30 años?

Anahí Aradas

BBC Mundo

Para nuestros padres y abuelos, jubilarse era ese premio anhelado tras más de 30 años de esfuerzo, madrugones y duro trabajo, pero hoy en día hay jóvenes que prefieren tomar un atajo y directamente jubilarse a los 30.

Jubilarse tan joven puede parecer una hazaña épica, sólo alcanzable para hijos de ricos que viven de la renta o para aquellos bendecidos por un premio millonario en la lotería.

Pero lejos de ser así, algunos de los que lo lograron nos ofrecen sus consejos para, como ellos, poder decir adiós a la oficina antes de que la vejez nos atrape y no podamos disfrutar plenamente de nuestra libertad.

Ahorra y cuanto antes mejor

El canadiense Pete y su esposa son un caso famoso de jóvenes que lograron retirarse a los 30 años gracias en parte a que empezaron a preocuparse por su jubilación desde los 20.

Pete, quien nunca da su apellido para proteger a su familia, ahorró junto a su esposa gran parte de lo que ganaron durante una década trabajando en el sector de la informática. Y a sus 39 años, se jacta de vivir de lo ahorrado gracias a llevar una vida austera.

“La filosofía es gastar menos dinero, no importa cuanto ganes, hay que sustituir las actividades que requieren gastar dinero, como ir en auto al trabajo en lugar de ir en bicicleta”, explicó Pete a BBC Mundo.

“Cocina tu propia comida en lugar de salir a un restaurante cada semana, que la naturaleza sea tu lugar de recreo en lugar de viajar a atracciones turísticas artificiales, deja la televisión y usa tu tiempo para aprender nuevas cosas y lleva una vida simple en lugar de una compleja”, aconseja.

Para gastar menos en el supermercado, Pete y su mujer compraban menos carne, evitaban los alimentos empaquetados y compraban en lo posible cantidades al por mayor.

Pete puede disfrutar de la infancia de su hijo gracias a su temprana jubilación.

Sacarse la hipoteca de encima

Siguiendo estos pasos él y su mujer calculan que se ahorraron US$300.000 en una década sólo por no andar en auto, y unos US$75.000 por no ir a restaurantes todo el tiempo.

Un dinero, que decidieron invertir en pagar antes su hipoteca, ahorrar e invertir en bolsa, lo que hoy permite a su familia vivir en Colorado, Estados Unidos, gracias a la renta y a los intereses que generan sus ahorros.

Pete es conocido por su blog MoneyMoustache, donde da consejos sobre cómo alcanzar, sin importar la edad, la ansiada “independencia financiera”.

Asegura que le escriben seguidores que se retiraron en sus 30 en todo el mundo, incluyendo países como España, Portugal, Brasil, México o Puerto Rico.

Jubilación temporal

Pero no hay que ser un informático con abultado salario para jubilarse a los 30. Hay unos que optan por una jubilación “temporal”.

En Reino Unido, el periodista deportivo Ed Hawkins decidió que no tenía sentido invertir los mejores años de su vida en una oficina y pensó que eso sería mejor hacerlo más adelante.

A los 33, dejó su trabajo de periodista y se mudó con su esposa al sur de Francia, y pudo hacerlo siguiendo también la regla del estricto ahorro.

“Trabajé duro desde los 18 y logré comprar una propiedad. Alquilé mi apartamento de Londres y vivo del dinero que me da”, dijo a la BBC.

Dinero que por el momento es más que suficiente para sobrevivir en un pueblo del sur de Francia. Su carrera periodista, dice, ya la retomará en sus 50.

Libre de deuda

El denominador común de estos casos, dice Lovaii Navlakhi, de la firma de planificación financiera Money Matters, es estar libre de deuda y con ahorros que equivalgan a 25 veces lo que uno quiere recibir durante la jubilación.

“La gente no empieza a pensar en su jubilación hasta sus 40”, dice Helen Hogan, una asesora de inversión de Sunset Financial Services en Missouri, Estados Unidos. “Pero cuanto antes empieces, mejor, por el poder de los intereses compuestos”.

Y para ahorrar, el mantra constante es ahorrar más y gastar menos.

Cuanto menos gastemos en vivienda, autos o vacaciones, más dinero tendremos disponble para quitarnos deuda de encima y ahorrar.

Pregúntense si realmente es importante tener una cuarta habitación, un auto de lujo o un paquete de televisión. Cuanto más ahorro, antes pagaremos la hipoteca, y una vez pagada, antes podrá ir este dinero a nuestros ahorros.

Pete tiene una página web, Mr Money Moustache, en que da consejos sobre cómo ahorrar.

¿Lujo de ricos?

Pero muchos se preguntarán si retirarse joven, por mucho sacrificio que se haga, no es una posibilidad exclusiva de gente viviendo en países ricos.

Pete admite que esto es “cierto en parte”.

“Como jubilarse pronto es un juego de números, es más fácil cuanto más ganas. Pero una vida más natural y simple funciona para todos: todos terminamos siendo más felices”.

Y es que Pete admite que no es que haya dejado de hacer cosas que otros considerarían “trabajo”, sino que su independencia económica le permite dedicarse a actividades que realmente quiere hacer.

Él ahora se dedica a su hobby, la carpintería, y escribe en su blog. Mientras que su mujer ha vuelto a estudiar y hace algunos voluntariados desde que se jubiló.

“Creo que es importante recordar a la gente que lo que yo propongo es llevar una vida más feliz y más natural”, señala.

“Puedes hacerlo incluso si no te jubilas, y los beneficios son inmediatos, así que no está mal probar nuevas ideas, no importa en qué estadio de la vida te encuentres”.

¿Y usted? ¿Conoce a alguien que se haya jubilado a los 30? Le invitamos a contarnos sus historias.